Crítica de PIECE OF CHANGE – Beast On Fire

0
PIECE OF CHANGE - Beast On Fire

Desde un garaje de Carabanchel salen PIECE OF CHANGE y su “Beast On Fire”, y nunca mejor dicho. La banda lleva casi una década de existencia ensayando en mítico barrio madrileño, pero discográficamente hablando -aunque ya cuentan con algunos trabajos previos (entre ellos un debut, “Rock And Road”, donde su influencia más clara era AC/DC)-, no se había estabilizado aún. Yo personalmente no la conocía, hasta que viendo a los suecos BONAFIDE me sorprendió gratamente, y eso que ni el sonido fue el mejor, ni tampoco el devenir de su descarga por diversos problemas técnicos que la paralizaron. Lo que escuché me sorprendió porque sin ser nada nuevo, te trasladaban de lleno a los setenta, con un espíritu y un alma muy similar y eso a mí me ganó desde el principio.

Mezcla de Rock añejo, Stoner y Blues, todo con un sonido muy de garaje hacen de “Beast On Fire” un producto de alto octanaje. Álvaro, el cantante de la formación es una mezcla física entre Jim Morrison y Robert Plant, con el carisma del primero y la voz del segundo. Las guitarras de Merlu vagan entre el sonido ácido del Stoner a lo KYUSS, con el sonido sucio de THE HELLACOPTERS y el sentimiento Blues de Johnny Winter. Mientras, tanto Parrus como Mochas siguen el pulso con férreo control el primero y líneas inventivas de walking bass el segundo. El resultado, uniendo al conjunto un sonido de “plug and play” que tira para atrás, es una buena muestra de cómo lograr el alma del pasado en los tiempos presentes tan dados a cosas prefabricadas sin trampa ni cartón.

Puede que “Fuzz”, el tema escogido de apertura con un título muy sabio, nos descoloque un poco. Efectivamente el sonido en este corte vaga más hacia el Stoner de libro, con espíritu setentero pero sonido actualizado, recordándome vagamente a THE BLACK KEYS. Sin embargo, pronto cambia el asunto con el magnífico “Fire”, un tema para recordar que es un Blues Rock de altos vuelos con un trabajo solista tremendo por parte de Merlu. “Back To Ma’ And Pa’” sigue esta misma línea de una forma más sucia y pegadiza, con más influencia de LED ZEPPELIN, que también viene a la mente en el cierre, más rockero, de “Guns And Cannons”. Entre medias, la influencia de AC/DC sale en “Something To Say”, mientras que la intensidad Blues vista en “Fire” vuelve con “Richy Boy”.

 

Recuerdo haber escuchado todos estos temas en directo y la sensación que tuve entonces la repito en disco, eso demuestra que PIECE OF CHANGE sabe captar esa sensación de enchufar la grabadora y no parar hasta el final en “Beast On Fire”. El sonido grave de los riffs, un poco pastoso, es el que le da ese aire tan Stoner, pero el resto es todo puro dinamismo añejo. Especialmente me encanta la sección rítmica, es la que hace que mis pies no paren de moverse en la corta duración del trabajo y que al final tenga ganas de volver a escuchar el trabajo. Por su parte Álvaro canta en inglés, pero el tono vacilón y su correcta pronunciación hace que pensemos que es su lengua de toda la vida. Además tiene la suficiente variedad en tonalidad e inflexiones como para ser un buen frontman de PIECE OF CHANGE, si bien en directo es bastante estático.

“Beast On Fire”, actualizada mirada al pasado

“Beast On Fire” es un disco de entonces, hecho ahora. PIECE OF CHANGE es un as en la manga para los que buscamos música natural hecha con honestidad y sentimiento. Lo sencillo es a veces lo más difícil y que un grupo te consiga transmitir sensaciones que hoy en día son difíciles de encontrar es de agradecer. Simplemente dale al play y déjate llevar por la naturalidad de la música sin tapujos.


Discográfica: Rock CD Records
Reseña Panorama
Nota
8.5
Compartir
Artículo anteriorIN VAIN desvela la portada de “IV”
Artículo siguienteCrítica de WARCRY – Donde El Silencio Se Rompió
Como músico frustrado siempre me ha gustado investigar y compartir mis sensaciones sobre la música que escucho, dando igual géneros, épocas o artistas. No hay mayor placer que descubrir un nuevo sonido e ir tirando del hilo hasta hacerte una idea en tu cabeza de todo el contexto que lo envolvió. Desde la humildad del analfabeto musical, mis torpes palabras pretenden servir de descarga para todos estos sentimientos que se generan al dejar caer la aguja sobre un vinilo.
Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here