ANTERIOR – Echoes Of The Fallen

0

Las modas vienen y van, es algo subyacente a cualquier expresión artística, no solo a la música o, en nuestro caso, al Metal. Hemos visto tantos géneros y subgéneros estar en boga un par de años y, de repente, desvanecerse para quedar en el ostracismo que no nos debería sorprender nada. Además, estos hechos son cíclicos. De repente, mola ir a las raíces del Heavy más puro y auténtico; mañana, triunfa el retro-Thrash y, la semana siguiente, quizá nos desayunemos con el resurgir del Euro Power Metal. En todos estos estilos, si bien es cierto que ha existido cierta e inevitable evolución, lo habitual es mantenerse aferrado a los usos y costumbres propias y, obviamente, cuando se reivindica algo, buscar la ortodoxia. De lo contrario, resultaría un tanto incoherente.

No obstante, se da el caso de un subgénero del Metal que sufrió una mutación extraña: El Death Melódico. En mi opinión (que, seguramente, no sea compartida por algunos), ha sido vilipendiado, humillado, alterado e, incluso, pervertido. Partamos de la base de Gotemburgo. Ahí se inventó todo. AT THE GATES, DARK TRANQUILLITY, IN FLAMES y otras tantas brillantes formaciones menores dieron lustre a una propuesta a medio camino entre el mítico “sonido Estocolmo” y las melodías de IRON MAIDEN. De repente, con el éxito a nivel compositivo y comercial, empezaron a surgir bandas de debajo de las piedras. Cualquier país quería tener su next big thing y, como suele suceder, la escena acabó harta y saturada de mediocridades.

Sin embargo, se dio una configuración paralela. Gracias a chicos como DARKEST HOUR (excepcional su ya lejano “So Sedated, So Secure”) llegó la amalgama entre este tipo de Death y visiones más modernas del Metal, llámense Math, Nu, Metalcore o lo que sea, porque un poco de todo hay. De repente, el estilo cambió por el rotundo triunfo de los grupos estadounidenses y nos encontramos con centenares de conjuntos practicando esta nueva forma de bacteria. Incluso, muchos de los originales como IN FLAMES o THE HAUNTED (continuación superflua de AT THE GATES) abrazaron esta fórmula para alcanzar la gloria al otro lado del charco, cosa que IN FLAMES consiguió aun sin perder el rubor por su inexplicable, para una amplia mayoría de seguidores de sus inicios, involución.

Esta larga introducción debería servir de contexto para entender los comentarios que se harán en las siguientes líneas respecto a ANTERIOR. Nos referimos a un quinteto galés, relativamente joven, que hace cuatro años editó su debut, “The Age Of Silence”, marcado por la escasa originalidad (algo innegable) y su afección al Death Melódico sueco, pero ojo, al de verdad, ya que las influencias americanas y modernas eran escasas. Su irrupción supuso que los pocos puristas de esta forma de entender el Death Metal nos sintiéramos moderadamente satisfechos por el buen trabajo de guitarras y la frescura con que sonaban sus canciones. Vislumbrábamos una luz al final del túnel. Junto a nombres como ETERNAL LIES, IN SLUMBER o los vascos DARKNESS BY OATH, de lo poquito no aburrido de la última década. Desgraciadamente, ETERNAL LIES se separó, IN SLUMBER ha evolucionado para mal y DARKNESS BY OATH no logra la repercusión que, para mí, merece.

Nos quedan ANTERIOR que, por fin, retornan a la actividad discográfica con “Echoes Of The Fallen”. Leo, releo y buceo en la red para encontrar, en demasiadas ocasiones, este término relacionado a los británicos: Metalcore. Olvidaos de ello, por favor. Los ecos de Gotemburgo y alrededores están presentes en cada una de las diez composiciones del álbum. Para intentar haceros una idea de lo que ANTERIOR pretenden mostrar, hay que buscar tres referencias. La primera es ARCH ENEMY del período musical (que no vocal) “Burning Bridges” – “Wages Of Sin”. La pareja de guitarristas formada por Leon Kemp y Steve Nixon es devota seguidora de los hermanos Amott y a fe que consiguen aplicar en “Echoes Of The Fallen” la capacidad para perpetrar riffs demoledores.

La segunda imagen que me viene al cerebro escuchando a los galeses es IN FLAMES por su facilidad para escribir melodías que enganchan en medio de cada tema. “The Jesters Race”, “Whoracle” y “Colony” han debido estar en el reproductor de estos chicos en múltiples ocasiones pero he de reconocer que la influencia es positiva porque la sensación de adicción que te crea “Echoes Of The Fallen” agranda las cualidades del disco (el solo de “Venomous” es espectacular). Por último, y en menor medida, sí que existe un pequeño componente moderno que les emparenta con algún que otro compañero de sello como pueda ser UNEARTH. La voz de Luke Davies es lo más actual de ANTERIOR. Considero que Davies es demasiado lineal y hace, que en ocasiones, su aportación resulte pelín monótona.

Considero que ocurre una circunstancia contraproducente en este álbum. Los cortes menos interesantes están al principio. Por un lado, esto puede desanimar al oyente, si bien el primer tema, “To Live Not Remain” arranca con notables melodías de guitarra y un riff made in Sweden. Sin embargo, “Blood In The Throne Room” parece un descarte de algún trabajo de ARCH ENEMY y “Tyranny” nos muestra el lado moderno y Metalcore de ANTERIOR, justo la faceta que menos me gusta. Afortunadamente, la cosa cambia de manera radical con la excelente “Of Gods And Men”, con ecos a los DARK TRANQUILLITY del “Damage Done”. A partir de aquí, “Echoes Of The Fallen” pone velocidad de crucero y dentro de que cada uno pueda elegir su preferida, en mi opinión ninguna tiene un nivel bajo. Personalmente, me quedo con las que se acercan al concepto primigenio de Death sueco, a saber, “The Evangelist”, deudora de grupos perdidos de segunda generación tipo A CANOROUS QUINTET o EVERDAWN, o la rítmica y potente “Sleep Soundly No More”. En la antes mencionada “Venomous” nos topamos con matices de Heavy clásico en una canción que puede ser catalogada con un híbrido de todas las influencias que surgen en el disco.

No nos engañemos. ANTERIOR sigue sin ser una banda original. A lo largo de “Echoes Of The Fallen” piensas “¿Dónde habré escuchado esto antes?” y cavilas intentando adivinar conceptos, temas, grupos, de los que los galeses han fagocitado. No obstante, el quinteto consigue superar estos inconvenientes gracias a una capacidad para escribir canciones que enganchan y hacen del conjunto una obra sumamente entretenida y agradable para el amante del Death Melódico tradicional pero también de la actualidad del género. Si buscas algo que se salga de los cánones, definitivamente esta no debería ser tu elección. Si quieres pasar un buen rato sin demasiadas pretensiones, aderezado de una producción, que sin ser brillante, sí es muy correcta, prueba con ANTERIOR.

 

Marco-Antonio Romero

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here