Crónica de IN FLAMES en Barakaldo

0

IN FLAMES ya no es lo que era. Esa es la conclusión a la que uno llega tras presenciar un concierto de la banda sueca. Esa es la idea que pulula por la mente de cualquiera desde hace nueve años y cinco discos, reforzada a medida que pasan años, grabaciones y conciertos. Este año ha sido, si cabe, un punto fuerte en el cambio de IN FLAMES, pues quien fuera el principal compositor durante mucho tiempo, el guitarrista Jesper Strömblad, abandonó el barco para intentar superar su adicción al alcohol. No sabemos si volverá cuando consiga librarse de la enfermedad. Tampoco sabemos si los IN FLAMES que se encontrará serán ya completamente irreconocibles.

Comenzó la temporada de giras de otoño justo cuando volvía la lluvia al País Vasco, después de una agradable segunda mitad de verano. Refugiados del tiempo en la sala RockStar de Barakaldo (Bizkaia), una buena entrada de público calentó motores con la sorpresa de la noche: NOCTIFERIA. Sorpresa, en primer lugar, porque un servidor tardó en enterarse del nombre de la banda que acompañaría a los exitosos IN FLAMES. Y, en segundo lugar, porque su propuesta no coincidió con la idea que cabría tener de un grupo tan desconocido.

noctiferia-barakaldo-1-09-11

En una popular enciclopedia de la Red, NOCTIFERIA se presentaba como un grupo pionero del Metal Extremo en Eslovenia. Inició su andadura cultivando más Black Metal que otra cosa y, a pesar de que no ha dejado esa oscuridad extrema, su estilo ha variado mucho. Los de Ljubljana, en vez de quedarse estancados en el Black Metal tradicional, decidieron explorar nuevas sendas que en ningún momento aflojaron su sonido netamente oscuro, sino todo lo contrario. En los tres cuartos de hora de concierto en Barakaldo ofrecieron buena muestra de su carácter experimental. La base de su grave sonido podrían ser SEPULTURA y el Metal Industrial, que además les proporcionaba la actitud, digamos, callejera. Esa era la base, pero la propuesta de NOCTIFERIA iba más allá y terminaba mezclando su música con casi todos los ejemplos de Metal Extremo. Mientras que algunas partes de sus temas mantenían ese Black Metal original, otras bebían directamente del Death Metal e incluso incluían pasajes progresivos.

noctiferia-barakaldo-2-09-11noctiferia-barakaldo-3-09-11

En cualquier caso, nunca perdían la contundencia, presente a lo largo de su atrevida actuación. Incluso el cantante, Gianni Poposki, frontman muy activo y carismático, ejerció de percusionista y estuvo durante dos canciones al mando de los timbales, recordando al Thrash tribal de los brasileños. Los eslovenos se fueron dejando un buen sabor de boca después de descargar el oscuro Metal Extremo que les gusta mezclar.

Poco tuvimos que esperar para escuchar la intro de la primera canción de IN FLAMES, la misma que abre y da título al último disco. Toda una declaración de intenciones, pues el grueso de canciones que vienen tocando en esta gira está mayoritariamente nutrido del último puñado de discos de la banda. La limpia y bella guitarra de “Sounds Of A Playground Fading” no tarda en convertirse en el ritmo característico de los IN FLAMES contemporáneos, que vendría a dominar todo el concierto. Éste es el sonido que han tomado los de Suecia, presente también en la interpretación de los temas del pasado. “Deliver Us” comienza con una entradilla electrónica muy propia del denominado Post Melodeath o Post Death Melódico y sigue con la voz levemente rasgada de Anders Fridén, en muchas partes totalmente limpia. “All For Me”, siguiendo el orden del último trabajo, es más de lo mismo. Son buenos temas, compuestos por una banda que, se nota, sabe lo que hace. Pero, permitidme la licencia, no es IN FLAMES.

in-flames-barakaldo-1-09-11

“Trigger” sería el primer representante de “Reroute To remain”, aquel disco que dijo claramente: “vamos a cambiar, y éste va a ser el camino que vamos a recorrer”. Quisieron “desviarse para permanecer” en la escena. Aún no sé si lo consiguieron o, directamente, cambiaron de público. La interpretación de los suecos fue notable, propia de una banda muy experimentada. Sobre todo, en los temas de la nueva onda, como “Alias”, buena muestra del ritmo más calmado que han tomado los suecos, lejos del Death Metal, siquiera melódico. Anders no estuvo muy fino a la voz, como si esta otra forma de cantar le viniera peor o no estuviera capacitado. En lo que no mostró ninguna fisión fue en sus tablas sobre el escenario. Consiguió transmitir las cotas de fuerza a las que sus cuerdas vocales no llegan, sin olvidarse del buen rollo que siempre ha destilado, a pesar de protagonizar un encontronazo muy duro con un seguidor justo antes de la despedida.

in-flames-barakaldo-2-09-11

Tras este bloque inicial, llegó el turno de los temas clásicos. Se sabía, y se esperaba, que ofrecerían a sus fans más antiguos un par de temas del “Clayman”. Pero, como si guardaran un regalo especial para Barakaldo, se fueron directamente a “Colony”, canción que da nombre a un disco ya olvidado en sus últimos conciertos. Cayeron también “Swim” y “The Hive”. En total, tres temas que, si bien por el ritmo más relajado de “Colony” o el riff más atrevido de “Swim”, tampoco desentonan en un concierto de estos IN FLAMES. Fue una alegría poder escucharlos y pillaron por sorpresa a más de uno. Podemos decir que hasta hubo lugar para la nostalgia, en un mar de gente que no parecía reconocerlos. Eso sí, la interpretación no les hace total justicia. El aspecto en el que más se nota es, sin duda, la voz.

El público recibió con más calor y aplausos “The Quiet Place”, que parece ya un clásico de la nueva etapa de la banda, sacado del “Soundtrack To Your Escape”, el disco de la confirmación de la vuelta de tuerca. “Where The Dead Ships Dwell”, ejemplo de la americanización de IN FLAMES, y “Fear Is The Weakness”, con notable trabajo de guitarra, fueron los otros temas del nuevo disco que sonaron en Barakaldo. Bastante aburridos, si bien la buena respuesta del respetable animaba a cualquiera.

in-flames-barakaldo-3-09-11in-flames-barakaldo-4-09-11

Justo después de la pegadiza y coreada melodía de “Come Clarity”, único tema del disco homónimo que hasta hizo encender algunos mecheros y que nadie habría atribuido nunca a una banda de Göteborg, llegó probablemente la mayor sorpresa de la noche: “Insipid 2000”. Por fin otro tema para disfrutar. La ejecución no se olvida y, aunque es verdad que quizás deberían renombrarlo “Insipid 2011”, no le faltó demasiada fuerza. Fue un pedazo genialmente elegido de “Colony”, el trabajo más celebrado de IN FLAMES, que el público no parecía aprovechar. Sí que saltó con el clásico entre los clásicos: “Only For The Weak”. El sonido, a decir verdad, no fue el más indicado para un grupo de la talla de IN FLAMES y Fridén, además, en ocasiones parecía rapear, antes que cantar como en la grabación de “Clayman”. Pero nada podía con el riff inconfundible, que puso patas arriba a la sala. El grupo, en un alarde de naturalidad y cercanía con sus seguidores, invitó a una chica del público, visiblemente emocionada, a subir al escenario para grabar el himno. Los suecos se portaron. Así lo grabó:

 

Los escandinavos volvieron al siglo XXI con “Delight And Angers” y “Could Connected”. El primero sonó más interesante de lo que nos tienen habituados recientemente. El segundo es moderno, una apuesta atrevida del disco que, allá por el 2002, cambió el futuro de la banda, pero no carece de fuerza. Este es el valor que nunca debiera dejar perder. Quizás, como “Trigger”, demasiado trillado en los últimos diez años. “The Mirror’s Truth” posee esa pegadiza melodía que saben firmar tan adecuadamente y, a pesar de que sólo tiene tres años, se ha convertido en el himno moderno del grupo. El tema terminó con los gritos de Anders Fridén a un seguidor de la primera fila que, al parecer, estaba causando molestias alrededor. Algo muy malo debió de hacer, porque el cantante sueco le acusó de aguar la fiesta que el resto intentaba disfrutar. Fue merecedor de un varias veces repetido “Get the fuck out of here!” (suavemente, “haga usted el favor de salir de aquí”). Este incidente puede ser un apropiado dibujo de la actitud más americana de la banda, ahora comandada por Björn Gelotte y conducida hacia costas lejanas del frío de Suecia. La noche fue, al menos, cerrada con “Take This Life”, probablemente lo mejor que ha compuesto IN FLAMES en los últimos tiempos.

in-flames-barakaldo-5-09-11

Es claro que el sonido de Göteborg que les llevó a la cumbre se ha alejado para siempre de uno de los padres del Death Metal Melódico. IN FLAMES camina ahora por un estilo más moderno y americano y, aunque no pierden un sello que les certifica como músicos de altura y de vez en cuando dan destellos de Death Metal Melódico, sus conciertos son prueba de ello. La esperanza de escuchar algo nuevo que contente a los seguidores de siempre seguirá reviviendo, insaciable, con cada nuevo disco.

 

Crónica: Mikel Domínguez
Fotos: Álex Hernández

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here