PALLBEARER - Forgotten Days

0
PALLBEARER - Forgotten Days

Formados en Little Rock (Arkansas) en 2008, los doomsters PALLBEARER debutan con la discográfica alemana Nuclear Blast con su cuarto y último trabajo hasta la fecha, “Forgotten Days”, un disco que los confirma como una de las bandas punteras del género en su vertiente más accesible. Tal vez nunca soñaron Brett Campbell (guitarra y voces) y Joseph D. Rowland (bajo y voces) llegar tan lejos cuando formaron la banda siendo ambos estudiantes en la Universidad Central de Arkansas, pero la inclusión de Devin Holt a la segunda guitarra y, algo más tarde, de Mark Lierly a la batería ha consolidado un proyecto aclamado por crítica y público como una de las bandas más populares del género actualmente. Averigüemos por qué.

Con “Forgotten Days” PALLBEARER se consagra a nivel mundial como una de las bandas referentes del nuevo Doom Metal

Producido con esmero por el reputado Randall Dunn (SUN O))) , EARTH…) “Forgotten Days” abre fuego de manera atropellada y casi ruidosa con el tema homónimo del que destaca el colosal riff de apertura: denso, magmático e hipnótico como pocos, sobre el que se superponen las lastimeras voces de Campbell y Rowland, que tejen melodías sorprendentemente adictivas entre tanto fuego decibélico. Uno no puede dejar de pensar en los legendarios TROUBLE o en SAINT VITUS al escuchar la cadencia rítmica y el calibre de los riffs que aplastan las guitarras de Campbell y Rowland, pero, por otra parte, sorprende la combinación de dichos riffs monolíticos con pasajes arpegiados más melódicos que son, junto con los bellos solos de guitarra, lo que nos demuestran que no estamos ante una banda de Doom Metal al uso.

“Riverbed” es algo más dinámico y hace un uso muy acertado de los solos de guitarra melódicos que popularizaron a comienzos de los 90 los maestros del género PARADISE LOST. La crítica se empeña en citar a PINK FLOYD como una de las referencias de la banda y aquí se aprecian sin duda influencias claras de la banda de Roger Waters vía su mítico “Animals” por la bella oscuridad del conjunto final. Es curioso el tratamiento que hace Dunn de las voces, con un efecto de eco casi de canto gregoriano que, junto con la entonación tan limpia y lastimera que imprimen los vocalistas me trae recuerdos del Rock Gótico británico de los 80. Toda una mezcolanza de influencias que evidencia la apertura de miras de una banda que no tiene miedo a experimentar dentro de un género, a priori, bastante ortodoxo.

“Stasis” vuelve a sorprendernos por la habilidad de la banda de mezclar riffs oscuros con arreglos más accesibles. Hay quien ve vestigios de los BEATLES de “Abbey Road” en las composiciones de PALLBEARER y la verdad es que entiendo el por qué de tal afirmación. Esta es una banda que se merece una escucha muy atenta porque tras cada acorde, tras cada giro de voz hay algo que sorprende con cada escucha. Los arreglos de teclado en esta canción añaden dramatismo a una composición inquietantemente bella que, cumpliendo con todos los cánones del género, tiende puentes a otros públicos y otros géneros con absoluta normalidad.

“Silver Wings”, con sus más de doce minutos de duración es, en mi opinión, el mejor tema de "Forgotten Days" junto con otro que luego desvelaré. Aquí vemos los aspectos más progresivos de la banda de Arkansas; los pasajes más minimalistas que van insinuando lo que la canción será minutos más tarde, las claves de una obra gigantesca de puro Doom Metal muy en la línea de lo que hacen actualmente bandas como SWALLOW THE SUN. Los solos de guitarra de Holt y Campbell son melódicos, pausados y melancólicos, muy en la línea de los que el gran Gregor Mackintosh popularizara con los colosos de Yorkshire allá por los noventa. El etéreo interludio de tintes electrónicos y atmosféricos sirve para reforzar el espectacular final de una canción que deja bien claro el por qué de tanto revuelo con esta banda. Descubrámonos ante estos nuevos maestros de un género que nació en los arrabales de Birmingham en los años sesenta del pasado siglo y que sigue evolucionando y creciendo mientras expresa la atávica angustia vital del ser humano como pocas músicas pueden hacerlo.

Doom Metal mestizo, valiente y lleno de una audacia creativa insólita en el género

Más “comercial” es “The Quicksand Of Existing”, una maravillosa canción de la que han rodado un videoclip imaginativo en el que reflexionan sobre la trascendencia de nuestros actos en su relación con otras personas. Los siniestros riffs son edulcorados por las voces de Campbell y Rowland y los bellos solos de Holt, pero no nos engañemos, estamos ante puro y duro Doom Metal en un grado de perfección tal que ningún “ultraortoxo” del género podrá ponerle ningún pero. Oscuro, tenebroso, agónico… Sí, todo eso, pero es que, además, encontramos bellas melodías y arreglos tan minuciosos que está claro que estamos ante una “rara avis” que debemos contemplar con asombro y aplaudir con entusiasmo por su valentía y su visión libre de prejuicios.

“Vengeance and Ruination” incide en los aspectos ya citados de la manera de componer de la banda y reafirma una fórmula que puede atraer a un nuevo público al Doom Metal por su habilidad de ofrecer puntos de enganche con otros géneros. En esta ocasión veo puntos de conexión con el Metal Progresivo más clásico de bandas como QUEENSRYCHE o PSYCHOTIC WALTZ y debo subrayar las excelentes líneas de voz de Campbell y Rowland, unos cantantes dotados de un amplio registro que enriquece las canciones dándoles un aire más melódico.

Llegamos a las postrimerías del disco con “Rite Of Passage”, un tema más pausado que se abre con un bello solo de guitarra de Holt y unos efectos de voz y una dicción que me recuerda poderosamente al gran Devon Graves de los ya citados PSYCHOTIC WALTZ. La canción funciona a la perfección dentro de los parámetros comentados a lo largo de la reseña, pero tal vez adolezca de una melodía algo más memorable haciendo de esta la composición menos agraciada del lote.

Pero llegamos al final de "Forgotten Days" con otra de las “joyas de la corona” y rematamos así un disco que sólo podemos calificar de notable alto. “Caledonia” es pura poesía gótica hecha música. Melancolía, pesadumbre y oscura belleza son palabras que podrían definir una canción que recuerda una vez más a bandas míticas del Rock Gótico británico como THE SISTERS OF MERCY sin dejar de sorprender con pasajes de Jazz Rock a mitad de la composición. El final es poesía romántica musicalizada sobre la base de unos riffs catedralicios y unas voces agónicas que rubrican con brillantez uno de los mejores discos del género en los últimos años. Ojalá podamos ver pronto por aquí a esta gran banda.

Discográfica: Nuclear Blast

Más información sobre PALLBEARER en su Facebook.

Reseña
Nota
8.5
Artículo anteriorDiego Valdez es el nuevo cantante de ADAMANTIA
Artículo siguienteKILMARA ficha al guitarrista Carles Salse
Desde los 15 años enredo con las letras y las palabras para intentar describir la inmensa sensación de felicidad que me provoca el Rock. He hecho radio, fanzines en papel (sí, viejuno que es uno...) y desde hace unos años colaboro en esta apasionante aventura llamada HELLPRESS. El Hard Rock y el Heavy Metal clásico son mis pasiones aunque también me emociona el Progresivo y algunos sonidos extremos. Desde hace tres años canto en Electric Funeral-Black Sabbath Tribute y ahora también en Black Mamba. La Música es el Latido del Universo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí