Crítica de SORCERER - Lamenting Of The Innocent

0
Sorcerer Lamenting Of The Innocent

Desde que en 1986 los suecos CANDLEMASS acuñaran el término "Epic Doom Metal" varias han sido las bandas que han seguido la estela marcada por la banda de Leif Edling con mayor o menor fortuna siendo sus compatriotas SORCERER sus alumnos más destacados que ahora acaban de publicar "Lamenting Of The Innocent".

Formados a finales de los ochenta, la banda no pasó de grabar unas pocas demos antes de disolverse en 1992 dejando, eso sí, un excelente recuerdo entre los fans del género. Sus miembros fundadores pasaron por bandas del calibre de TIAMAT, LION´S SHARE o THERION y en 2010 fueron invitados por el promotor del festival Hammer of Doom, Oliver Weinsheimer, para dar un concierto-reunión en el marco de dicho festival y a partir de ese momento la banda se reactivó de manera permanente. La edición de "In the Shadow of the Inverted Cross" (2015) y "The Crowning of the Fire King" (2017) catapultó al grupo a la cima del género a nivel europeo convirtiéndoles en una de las bandas más deseadas en todos los festivales. "Lamenting of the Innocent" es su nuevo trabajo para Metal Blade y os adelanto que, en mi opinión, es uno de los discos del año. Vamos al lío…

El disco ha sido grabado por una renovada formación a la que se han incorporado Justin Biggs al bajo y a las voces y un retornado Richard Evensand, que grabó con la banda la demo "The Inquisition" (1992), formando ambos un tándem realmente demoledor. No obstante, lo más llamativo de la música de SORCERER sigue siendo, en mi opinión, las vertiginosas guitarras de Kristian Niemann y Peter Hallgren y, sobre todo, la majestuosa voz de Anders Engberg, un cantante soberbio en la línea de los mejores tiempos de Ronnie James Dio o Tony Martin. "Lamenting of the Innocent", no es un trabajo conceptual, aunque la temática de las canciones gira en torno a la Inquisición y a la terrible persecución que llevó a cabo por toda Europa de aquellas mujeres a las que tachó de brujas tan solo por no plegarse a los designios de la iglesia católica.

SORCERER factura en "Lamenting Of The Innocent" uno de los discos del 2020

Dicho todo esto, no sorprende que "Persecution", la solemne y tétrica introducción instrumental, dé paso a "The Hammer of Witches", el arrollador tema de apertura del disco del que han filmado un elegante videoclip. El cabalgante ritmo de guitarra permite a Engberg cantar solemne y grandioso en las estrofas, con largas notas cargadas de la elegancia, y romper la voz en el pegadizo estribillo. Los solos de Niemann y Hallgren se suceden como una avalancha de furia guitarrera muy en la escuela de Malmsteen y Romeo, demostrando que son una de las parejas de hachas más afiladas de la escena metalera europea. "Lamenting of the Innocent", el épico tema que da título al disco, arranca con canticos y letanías propias de un Auto de Fe en el que la vida de una bruja va a ser injustamente sacrificada. Los riffs catedralicios beben directamente de fuentes originales sabbathicas y los arpegios que se suceden vuelven a recordar a los BLACK SABBATH de la época de Tony Martin, de la que ellos mismos se declaran absolutos devotos. El tema, largo, denso y de una tenebrosa oscuridad se construye sobre la base de arreglos minuciosos y de melodías hipnóticas que permiten que el tema crezca con coherencia. Por primera vez en su carrera la banda experimenta con voces guturales aportadas por el bajista, Justin Biggs, dotando al tema de una riqueza adicional muy de agradecer, aunque lo cierto es que su presencia es meramente anecdótica.

"Institoris" pisa un poco el acelerador y nos ofrece una vez más la cara más potente de la banda a la vez que, de nuevo, recorre los pasajes más comunes del género: estribillos majestuosos, grandiosos arreglos de guitarra y solos de guitarra deslumbrantes. Es digno de aplauso el trabajo de la propia banda en tareas de producción pues no han contado con más apoyo que el de Ronnie Björnström en la mezcla y la masterización, así como con la colaboración de Conny Welén en la composición siendo todo lo demás fruto del trabajo de una banda que con cada disco apuntala su reputación en el viejo continente.

"Where Spirits Die" arranca en clave de balada épica, con guitarras arpegiadas y la sublime voz de Engberg volando majestuosa sobre la partitura. Pronto aparecen los pétreos riffs marca de la casa y el tema se torna en una obra de magno Doom Metal Épico. La banda insiste en las entrevistas que concede que este disco supone para ellos un salto evolutivo porque han querido explorar nuevos territorios y nuevas sonoridades. Bueno, pues yo diría que no es tan así. Los riffs sabbathicos, las voces estratosféricas, los estribillos colosales, los solos desgarradores… Todo está ahí y no veo yo grandes cambios en su forma de componer y, sinceramente, ni falta que les hace.

"Deliverance" recuerda a los primerísimos trabajos de JUDAS PRIEST, ese Metal primigenio que bebía de fuentes sabbathicas y que avanzaba hacia algo nuevo. En este tema, de aires acústicos y baladísticos, la banda cuenta con las colaboraciones de lujo de Johan Langquist (CANDLEMASS) a la voz y Svante Henryson (YNGWIE MALMSTEEN) al violonchelo, que aportan un aire melancólico y pesaroso. Gran colaboración, sin duda, a una canción de gran belleza que demuestra que SORCERER es una banda capaz de las durezas más extremas y de las dulzuras más exquisitas. "Age of the Damned" es oscura como boca de lobo y sinuosa como el reptar de un áspid, con la matizada batería de Evensand marcando un cadencioso compás sobre el que las guitarras dibujan riffs amenazantes y arpegios desquiciados. Pese a su extenso minutaje la canción no se hace pesada en ningún momento gracias a las hechizantes melodías vocales de un Engberg en verdadero estado de gracia. La influencia de BLACK SABBATH vía "Eternal Idol" es absolutamente innegable en esta canción, así como los solos doblados de guitarra recuerdan poderosamente a los de Denner y La Rocque en los primeros discos de KING DIAMOND.

SORCERER se erigen como dignos sucesores del Epic Doom Metal acuñado por CANDLEMASS

Los cantos gregorianos que abren "Condemned" dan paso a otra obra maestra de puro Epic Doom Metal repleta de estremecedoras melodías de guitarra y solos vertiginosos y desgarradores. Merece la pena destacar el soberbio trabajo de la pareja de guitarristas de la banda porque cumplen a la perfección con el obligado mandato de aplastar riffs titánicos mientras son también capaces de hacer delicados arreglos de guitarra acústica o deslumbran con solos de un virtuosismo "shred" espectacular. "Dance With The Devil", canción de la que el grupo ha filmado un sobrio pero efectivo videoclip, es todo un manual de Epic Doom Metal del siglo XXI. El brioso arranque pronto se remansa para ofrecernos de nuevo cadenciosas secuencias de riffs pétreos matizados por continuos arreglos de teclados y guitarras sobre los que de nuevo podemos deleitarnos con la espectacular manera de cantar de Anders Engberg. Una pieza épica donde las haya, con recitados, coros misales, … En fin, el summum de la epicidad doomster en más de ocho minutos de canción que, pese a todo, se pasa en un suspiro.

El punto final a este magnífico disco lo pone "Path to Perdition", un corte largo, elaborado y reconcentrado donde de nuevo las guitarras de Niemann y Hallgren deslumbran con su clasicismo melódico y su técnica depurada. Una canción que vuelve a confirmar a SORCERER como los legítimos herederos del trono del Epic Doom Metal que ahora sin duda ocupan sus “hermanos mayores” de CANDLEMASS.

"Lamenting of the Innocent" es un soberbio disco de electrizante y tétrico metal que merece entrar directamente en mi top 10 de este año. Qué pena que no se haya podido celebrar el Pounding Metal Festival en el que iban a actuar en su primera venida a España. Esperemos pacientes, que merecen mucho la pena y, mientras tanto, deleitémonos con esta maravilla de disco.


Discográfica: Metal Blade Records

Más información sobre la banda en su página de Faceook.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí