THE BROWNING - Burn This World

0

La música electrónica y el Metal por lo general han sido géneros musicales que no se han llevado bien, aunque con la evolución y los experimentos de fusión llevados a cabo por bandas de Metal Industrial o Gothic-Dark Wave-Ambient han acostumbrado a un gran número de seguidores metálicos a la mezcla de unos sonidos que hace años casi era considerada herética. Y en pleno siglo XXI, después de tener trillados y asimilados los estilos de decenas de las más diversas bandas de Metal Industrial, o de escuchar combinaciones de Metal Extremo con electrónica y sintetizadores, como SAMAEL, THE MONOLITH DEATHCULT o ABORYM entre muchas otras, nos topamos con una curiosa vertiente de manos de los norteamericanos THE BROWNING y su "Burn This World", que podríamos resumir en una frase: el Deathcore sale de discoteca.

Aquí encontraremos a partes iguales la brutalidad de bandas como THE AMENTA, el jugueteo con los sintetizadores de unos RAUNCHY salidos de un manicomio y el tecno de pista de baile, pero todo realizado desde una perspectiva especial y es que a veces nos parecerá estar inmersos en una rave. Por ejemplo, en los dos minutos a modo de intro que son "No Escape", ya percibimos cómo la música electrónica es uno de los ejes en los que se mueve el disco. El otro es el Deathcore, que gracias al factor tecnológico se dinamiza hasta límites insospechados. También hay secciones orquestales que aportan un tono intranquilizador y majestuoso, como de banda sonora de película de terror recordando en ese sentido a DIMMU BORGIR y CRADLE OF FILTH.

Un machacón "Not Alone" nos da la bienvenida. En él es fascinante ver cómo se combinan los riffs entrecortados con el tecno, creando un contexto opresivo y decadente. Pero sin duda es en las alucinantes "Bloodlust" y "Standing On The Edge" donde THE BROWNING estalla, con momentos más propios de discoteca y otros bestiales en las que los gruñidos y el sonido puramente metálico ganan peso. Ahí es donde reside la originalidad del grupo, pero ojo, no es que nos encontremos ante temas o partes de ellos que puedan ser considerados tajantemente como "bailables", que lo son, porque de la combinación de géneros surgen canciones orientadas hacia un área siniestra y perturbadora.

También hay que destacar "Burn This World", que es más convencional, "Ashamed", que apuesta por cambios entre secciones atmosféricas y otras más aplastantes, o la oscura "Living Dead", en la que la electrónica sigue presente pero más a modo de acompañamiento que de protagonista como en otros cortes.

De nuevo con "Time Will Tell" nos darán ganas de abrir cabezas en medio de una pista de baile, y también sobresale una veloz "Tragedy Of Perfection". Por otra parte, el trío final de canciones -"Dominator", "I Chose You" o "The Sadist"- bajan el nivel del disco, no por malas, si no por repetir un poco los esquemas de los anteriores temas sin dar mucho lugar a la sorpresa. Sin embargo, creo que el álbum sigue mereciendo la pena por temas como los mencionados "Bloodlust" y "Standing On The Edge", flipantes.

En definitiva, cortes muy pegadizos y muy bien trabajados en el estudio, más si tenemos en cuenta la autoproducción que ha llevado a cabo el grupo y su corto recorrido musical. Si no tienes inconvenientes en el cruce de géneros para mucha gente antagónicos, acércate a THE BROWNING.

 

Enrique Herrero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí