Crítica de STEVE HACKETT - At The Edge Of Light

0
steve-hackett-at-the-edge-of-light

Cuando hace casi cincuenta años la prensa acuñó el término "Rock Progresivo" para definir la música creada por esos músicos inquietos y curiosos que mezclaron el Rock con otros géneros musicales (Jazz, Música Clásica, Folk…) tal vez pocos pudieron prever que el género abriría tantos espacios nuevos a la creatividad y al mestizaje. Grandes nombres se adscribieron a lo largo de los 70 al noble elenco de "maestros del Rock Progresivo" y, sin lugar a duda, GENESIS fue uno de ellos. La rompedora trayectoria de la banda de Gabriel, Rutherford, Collins, Banks y Hackett brindó al mundo obras maestras como "Foxtrot", "Selling England by the Pound" o "The Lamb lies down on Broadway", pero la marcha de Gabriel en 1975 y la de Hackett dos años después dejó al grupo en manos de Collins y sus intereses comerciales con lo que la banda pasó a otro estadio musical; más exitoso económicamente hablando, aunque, tal vez, menos valiente e innovador. Sea como fuere, la marcha del cantante y el guitarrista supuso el arranque de sendas carreras en solitario de colosales dimensiones siendo la de Steve Hackett la que nos trae hoy aquí. Concretamente el 26º lanzamiento del guitarrista londinense, que se dice pronto, desde aquel maravilloso "Voyage of the Acolyte" de hace ya más de cuarenta años, y que lleva el sugerente título de "At the Edge of the Light".

Hay que empezar diciendo que en los últimos años la carrera de Hackett oscila entre la reivindicación del legado de GENESIS (llegando a regrabar muchos de sus temas clásicos y a girar interpretando repertorios íntegros con material de la "banda madre") y la reivindicación de su talento compositivo e interpretativo ofreciendo nuevo material de manera regular. Su fecunda carrera en solitario es digna de aplauso y su nuevo disco es un nuevo intento de ofrecer algo fresco, innovador y accesible a todos los públicos.

Grabado en el propio estudio del guitarrista, el disco tardó 18 meses en ser completado y no es de sorprender el empleo de tanto tiempo cuando se escucha lo que nos ofrece en extensión y calidad. Si a eso añadimos la participación de grandes músicos (sólo como baterías ha contado con gente de la talla de Jonas Reingold, Simon Phillips o Nick D´Virgilio), el uso de instrumentos exóticos como el sitar, el didyeridú o el tar y que conceptualmente, el disco es una profunda reflexión sobre los tiempos críticos en los que vivimos está claro que "At the Edge of the Light" es un disco que se merece una serena y profunda escucha.

STEVE HACKETT nos ofrece en "At The Edge Of The Light" un disco premonitorio y con magníficos arreglos

La oscura e inquietante obertura nos ofrece ya pistas sobre los derroteros por los que va a transitar este disco: la advertencia de que el mundo se encamina hacia la autodestrucción es el "leit-motiv" de todo el disco y en "Fallen Walls and Pedestals" la guitarra de Hackett suena siniestra y admonitoria. En "Beasts of Time" entramos ya en el corazón del progresivismo "genesiniano" del que tanto hace gala Hackett siempre que puede. La transición del comienzo sutil al maremágnum sonoro de la parte final es muestra de la maestría que aún atesora el prolífico guitarrista inglés. "Under the Eye of the Sun" tiene toques a lo YES de los 80 con ese ritmo trepidante, esos teclados tan característicos de esos años y esas guitaras omnipresentes llegando a exhibir toques de "guitar-hero" contemporáneo. El tema, un ejemplo del eclecticismo y multiculturalidad del disco, se remansa para dar paso a solos de flauta y luego se acelera de nuevo para permitir el lucimiento de Hackett, que aún conserva unas portentosas facultades interpretativas. "Underground Railroad" tira de sonidos Soul y Country en lo vocal y en los arreglos de piano y guitarra. Un remanso de paz que muestra el lado más intimista de Hackett y que nos permite disfrutar de sus excelentes vocalistas colaboradores Amanda Lehmann, Loreley McBroom y Durga McBroom.

Todo disco de Prog-Rock que se precie debe ofrecer una pieza de más de diez minutos y en este caso será la orquestal y casi cinematográfica "Those Golden Wings" la que cumpla esa misión. Los grandiosos pasajes orquestales, ribeteados por grandilocuentes coros nos recuerdan las magnas óperas de Wagner y su saga del Nibelungo, aunque también hay momentos de baterías sólidas, bajos vibrantes y solos de guitarra estratosféricos. Todo un despliegue de recursos compositivos e interpretativos que hace que el tema se pase en un suspiro a pesar de su extensión. "Shadow and Flame" recurre de nuevo a los instrumentos étnicos para dotar al disco de un inequívoco aíre de mestizaje cultural. Los aires orientales aportados por los violines y el sitar casan muy bien con la intención de Hackett de ofrecer un repaso a las músicas del mundo como ya hiciera en su día su compañero en GENESIS Peter Gabriel. Hackett lo hace, sin embargo, desde un punto de vista tal vez menos reivindicativo políticamente hablando y apelando más a la conciencia de la Humanidad. En "Hungry Years" la música se torna más comercial y "sencilla": Las voces ganan protagonismo y empastan melodías de notable belleza en un logrado intento de aportar algo más de accesibilidad a un disco que tal vez se estaba decantando demasiado por las composiciones grandilocuentes y los complejos arreglos musicales.

La trilogía de piezas instrumentales que pone broche final a "At the Edge of Light" la arranca "Descent" con ese ritmo marcial muy parecido al del "Bolero" de M. Ravel. Los arreglos de cuerda se superponen creando un ambiente bélico que se materializa en la posterior "Conflict", un corto interludio inquietante en el que el autor nos habla de lo que puede pasar si no abordamos ya los graves problemas que aquejan a la Humanidad y que pueden abocarla a su extinción. La delicadeza de "Peace" nos ofrecen unas magníficas interpretaciones vocales y, de nuevo, grandes arreglos corales en una canción que ofrece una visión optimista del futuro de la Especie Humana. Hackett cierra así un disco ambicioso, bien hecho, ameno y en absoluto empalagoso. Prog-Rock de la mejor factura de la mano de una leyenda viva del género que ningún amante de la buena música debiera pasar por alto.


Discográfica: Inside Out Music

Más información sobre el artista en su página de Facebook.

Madness Live!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here